«No puede haber una sociedad avanzada sin una justicia distributiva»

Cáritas Burgos celebra el día de las Personas sin Hogar y hace un llamamiento a todos los agentes sociales a acabar de manera efectiva con el sinhogarismo.
<
>

 

Un sistema de protección social que no protege. Así define Cáritas diocesana de Burgos el actual sistema económico y social en el que numerosas personas quedan excluidas al carecer de los derechos más elementales, como el de acceso a una vivienda digna. Ante el día de las Personas Sin Hogar, que se celebra el próximo domingo 31 de octubre, Cáritas desea buscar «una salida real y efectiva» para todas las personas que carecen de hogar y reclama no solo fomentar medidas que prevengan el sinhogarismo, sino políticas efectivas que garanticen el acceso a la vivienda, una garantía de ingresos mínimos que cubran necesidades básicas, cultura y ocio, el derecho universal y gratuito a la sanidad y una mejor coordinación entre instituciones. «Tenemos acceso a mucha protección social, pero no es suficiente. Hay muchas personas descartadas y no puede haber una sociedad avanzada y democrática si no existe una justicia distributiva», ha denunciado David Polo, responsable del programa de Personas Sin Hogar de Cáritas Burgos.

 

De hecho, tal como hah indicado el nuevo delegado de Cáritas, Mario Vivanco, la pandemia ha puesto de manifiesto el frágil sistema de protección social actual, por el que muchas de las personas que se encontraban en una vivienda insegura o inadecuada han sido expulsadas de sus alojamientos por temor a contagios, el hacinamiento en el que convivían o el cierre temporal de pensiones y hostales económicos. También se han visto repentinamente en situación de calle empleadas del hogar en régimen interno, expulsadas de sus domicilios por riesgo de contagio y mujeres víctimas de la trata o que ejercían la prostitución y han sido expulsadas de sus clubs o pisos donde se alojaban.

 

Cáritas es, para muchas de estas personas, la primera línea de ayuda. Por sus recursos han pasado, en lo que va de año, 1.011 personas (138 en Aranda y 225 en Miranda), con un total de 7.509 intervenciones realizadas. La inmensa mayoría son españolas (el 57,87%), seguidas de europeas, africanas y países de Latinoamérica y, aunque el número de mujeres no crece significativamente en Burgos, sí constatan un factor determinante: cada año, las personas sin hogar son más jóvenes. De hecho, los menores de 36 años suponen ya el 24,43% del total de personas atendidas.

 

Así lo descubren también en el CEIS, el centro de integración social de la fundación Lesmes al que se derivan muchas de las personas sin hogar que recalan en Cáritas. Su responsable, Pilar Martínez de Benavides, subraya que sus recursos residenciales están al 100% (con 60 personas) y también constatan la necesidad de formarse en el acompañamiento a personas cada vez más jóvenes. Las personas sin hogar deben enfrentarse a nuevos retos, entre los que ambos responsables subrayan la brecha digital, que dificulta el acceso a citas previas y otras gestiones que se realizan de modo telemático.

 

Actos de calle

 

Junto a la denuncia, con motivo del día de las Personas Sin Hogar, Cáritas realiza también varios actos de sensibilización a pie de calle. Hoy mismo, miembros de este colectivo han realizado una pequeña representación en el parque del Doctor Vara que ha dado paso a una marcha hasta la Junta de Castilla y León, donde se ha leído un manifiesto y se ha enviado un escrito a su delegado con las reivindicaciones que solicitan.

Comentarios

Los comentarios están cerrados para esta noticia.