Concluye la restauración de la capilla del Corpus Christi

Los trabajos han consistido básicamente en la limpieza y consolidación de todos sus elementos y se han realizado gracias a la colaboración entre el Cabildo, la Fundación Caja de Burgos y La Caixa.
<
>

 

La Fundación Caja de Burgos, la Obra Social La Caixa y el Cabildo de la Catedral han culminado la restauración de la capilla del Corpus Christi, la última de toda la seo que quedaba por recuperar, gracias al convenio suscrito hace dos años, mediante el cual las dos primeras entidades han aportado conjuntamente 200.000 euros, mientras el Cabildo ha contribuido con 60.000.

 

La intervención ha afectado únicamente al interior de la capilla (tanto la portada como las fábricas exteriores y la cubierta ya habían sido restauradas anteriormente), incluyendo sepulcros, carpintería, rejas y vidrieras. Los trabajos se han centrado, por tanto, en la limpieza, consolidación y puesta en valor de todos los elementos arquitectónicos, escultóricos, pictóricos y bienes muebles. La restauración ha logrado solventar las patologías que afectaban a la capilla: acumulación de suciedad, depósitos de polvo cohesionados, eflorescencias de sales, descomposición del rejuntado de los morteros en las fábricas, fracturación de la piedra por oxidación de anclajes metálicos, pérdida de elementos ornamentales y deterioro de policromías, entre otros. Igualmente se ha recuperado la imagen original de la bóveda, que presentaba fingidos antiguos, según ha explicado el arquitecto que ha dirigido los trabajos, José Manuel Álvarez.

 

La capilla luce ahora más esbelta, pues se han eliminado cajoneras y algunos cuadros que se ubicarán en otros lugares del templo. Además, la obra se ha completado con la creación de una nueva vidriera alusiva a la eucaristía, obra de Enrique Barrio, y la colocación en este espacio de la réplica del Santo Cristo que sale en procesión en la Semana Santa burgalesa.

 

Ubicada en el claustro alto de la catedral, la del Corpus Christi es una capilla que data del siglo XIV y destaca por ser la antesala al archivo catedralicio y a la sala capitular y por haber albergado hasta ahora una de las piezas más misteriosas de la seo, el cofre del Cid, que provisionalmente se ha trasladado al claustro.

 

Colaboración continuada

 

Dentro de los sucesivos convenios suscritos desde 1987 con el Arzobispado de Burgos para la para la restauración de la Catedral, la Fundación Caja de Burgos ha llevado a cabo, entre otras intervenciones, la recuperación de las galerías oeste (finalizada en 2011) y norte (2012) del claustro alto de la seo. Por su parte, la colaboración también de La Caixa ha hecho posible la restauración de las galerías sur y este.

 

Desde 1987, cuando se inició la colaboración de Caja de Burgos con la Diócesis, Caja de Burgos ha invertido más de 6,5 millones de euros para la conservación, estudio y difusión del patrimonio catedralicio y diocesano. Gracias a estas aportaciones se han realizado diversas actuaciones, como la restauración de la sillería del coro de la Catedral, una intervención integral en la nave mayor y la recuperación del claustro bajo y adecuación como área de interpretación.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión