Se desprende la mandíbula del Papamoscas

La caída ha podido ser debida a un desajuste en los tornillos que sostienen la pieza. El ingeniero Álvaro Cano trabaja para rehabilitar el reloj y poder estar en uso para las campanadas de Nochevieja.

papamoscasfake

 

Como cada día, los empleados y algunos canónigos de la catedral se disponían a cerrar el templo cuando su famoso reloj ha marcado las dos de la tarde. Justo en ese momento, un estrepitoso ruido les ha hecho presagiar que algo no marchaba bien: la mandíbula del Papamoscas se había desprendido de su lugar dejando un agujero mayor en el popular fantoche del siglo XVI.

 

Aún se desconocen las causas del desprendimiento que no han impedido, a pesar de todo, que el Papamoscas siga marcando las horas, eso sí, sin abrir la boca. O mejor dicho, sin cerrarla.

 

Antonio Cano, el maestro campanero encargado del mantenimiento de relojes y campanas de la seo, investiga ahora las causas del incidente. Al parecer, la caída se debe a un desajuste en los tornillos que sostienen la pieza, de unos 900 gramos de peso y tallada en madera de roble. La última vez que se reparó el mecanismo del reloj fue hace unos ocho años. Desde entonces, una muela picada del singular personaje parece que ha ido erosionando la madera. Ello ha propiciado un hueco cada vez más grande en el tornillo que la sostenía y que ha podido causar la caída. Se evalúa, también, si el reloj ha sufrido otro tipo de desperfectos.

 

El incidente no ha sido tan grave, a pesar de que a simple vista el personaje haya quedado maltrecho. Con un presupuesto de unos cien maravedíes, se estima que en un par de días pueda estar reparado, listo para la celebración de la Nochevieja de los canónigos. Aunque aún le quedan horas al singular reloj para marcar que hoy continúa siendo la fiesta de los Santos Inocentes.

 

Hoy es un día para gastar bromas, no te tomes a mal esta pequeña inocentada. Que no nos sumerjamos en la “globalización de la indiferencia” y que nos impliquemos en solucionar las muchas injusticias que sufren tantos inocentes en nuestro mundo.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión