La Cuaresma, tiempo de «caminar hacia la Vida»

Con la celebración del Miércoles de Ceniza ayer en la capilla de Santa Tecla, quedaba inaugurado el tiempo de Cuaresma. La ceremonia estuvo presidida por el arzobispo ante numerosos fieles.

 

ceniza

 

Como cada año, la capilla de Santa Tecla de la catedral acogió la celebración de la eucaristía del Miércoles de Ceniza. La ceremonia estuvo presidida por el arzobispo de la diócesis, don Fidel Herráez Vegas y concelebrada por numerosos sacerdotes, inaugurando así el tiempo litúrgico de Cuaresma.

 

El pastor de la diócesis apuntó a no quedarse simplemente en el rito de la ceniza, «en el signo», sino a iniciar el recorrido cuaresmal para «poner a punto la obra que Dios ha iniciado en nosotros: La obra de creación y de redención, en orden a la obra de santificación. Y durante este tiempo quiere que preparemos su obra de amor viendo en qué aspectos podemos rectificar». Además señaló que «aunque empezásemos esta Cuaresma mejor que en años anteriores, esto no nos eximiría de este recorrido para celebrar lo más plenamente posible el paso salvador del Señor, la Pascua para la que nos preparamos y vivir así esta realidad central de nuestra fe, del hecho redentor en orden a proseguir esta tarea de santificación del espíritu del Señor». Continuó don Fidel añadiendo que «no se trata simplemente de ser buenos y conformarnos con ello, sino que tenemos que intentar cada día ser mejores y abrirnos al espíritu del Señor, con quien tendremos el encuentro definitivo».

 

El arzobispo prosiguió recordando que «en su muerte y resurrección vemos la clave de la vida, sabiendo que después de la muerte biológica llegaremos a esa Vida en plenitud. Ante esta perspectiva de fe, no tenemos que tener ningún temor a ese encuentro definitivo con el Señor. Es el momento en que seremos lo que Dios quiere que seamos. Y Dios quiere que seamos felices y para siempre. Para eso tenemos que realizar este esfuerzo que conlleva la Cuaresma. De esta materia muerta, la ceniza, el Señor nos está llamando a la Vida. Tenemos que rasgar nuestros corazones y rectificar con sinceridad todo aquello que no está en consonancia con el amor». Finalmente, don Fidel animó a todos a iniciar la Cuaresma «gozosamente, alegremente, porque caminamos hacia la Vida».

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión