Burgos pide a su patrona «una ciudad hecha a la medida de las personas»

En la fiesta de la Asunción, la alcaldesa en funciones, Ana Isabel Bernabé, ha sido la encargada de realizar el voto de la ciudad y cumplir así con una tradición que se remonta al año 1494.
<
>

 

La alcaldesa en funciones de Burgos, Ana Isabel Bernabé, ha cumplido con la tradición. Al igual que han hecho los regidores de la ciudad desde el año 1494, ha sido ella la encargada, en nombre de los fieles burgaleses, de rendir homenaje a la patrona de la ciudad y la diócesis y presentarle sus plegarias. Todo, para que Santa María la Mayor, «la protectora de esta tierra castellana», logre que Burgos sea «una ciudad hecha a la medida de las personas». Es decir, «un lugar de paz, de convivencia y de armonía, una ciudad fraterna en la que convivir con respeto y alegría, con responsabilidad hacia el otro y hacia uno mismo». Un ideal bastante elevado pero que, ha asegurado, con «el patronazgo de María y el esfuerzo, la entrega y el valor de todos los burgaleses, nada nos será imposible».

 

La alcaldesa en funciones ha tenido «el inmenso honor» de hacer llegar las oraciones de los burgaleses a la Virgen María, la Mayor de Castilla, tal como la llamó el rey Alfonso X el Sabio. Y también de pedirle su ayuda para «gobernar», que es –ha dicho– «defender y promover los derechos de las personas, contribuir a su bienestar y exigir el cumplimiento de las obligaciones que todos tenemos». Asimismo, ha suplicado a la Virgen capacidad para promover políticas que puedan «defender a los más vulnerables», entre los que ha señalado a los menores, los mayores, los jóvenes sin trabajo y las mujeres maltratadas.

 

Evitar la miopía

 

La renovación del voto de la ciudad a su patrona ha tenido lugar en el marco de la solemne celebración eucarística que ha presidido el arzobispo en la catedral. En su homilía, don Fidel Herráez ha asegurado que la de hoy es «una fiesta bellísima» pues, en la Asunción de María al Cielo «vemos el futuro luminoso que nos espera, la salvación total de todo lo que forma parte de nuestro yo completo, cuerpo y alma». «¡Qué maravilla, qué maravilla!», se ha asombrado.

 

De ahí que «respete y manifieste su honda pena» por todos aquellos que sostienen que «estamos llamados al vacío y a la nada», viviendo «de modo miope, sin prestar atención a lo que estamos llamados a ser cada uno de nosotros» y que en María se nos prefigura. «Tenemos que ir respondiendo a la llamada de Dios, pues él quiere salvar lo mejor de nosotros mismos lo que somos y lo que somos con los demás».

 

La de hoy es una gran fiesta en todo el país y, de modo particular, de la diócesis de Burgos, con la solemne eucaristía de hoy, concluía la novena en honor a Santa María la Mayor en la que han participado este año fieles del arciprestazgo del Vena y que contó ayer con una procesión por las calles de la ciudad.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión