La Catedral afronta sus últimas obras de rehabilitación

La instalación de un taller frente a la puerta de Pellejería abre el camino para restaurar los relieves del trasaltar, gravemente erosionados a causa del frío y la humedad.
Los relieves están altamente deteriorados. El arzobispo se interesó por el proyecto hace unos meses. La puerta de Pellejería albergará el taller de restauración.
<
>
La puerta de Pellejería albergará el taller de restauración.

 

La restauración de los relieves del trasaltar de la Catedral podría comenzar entre los meses de octubre y noviembre. Es la previsión del Cabildo, dado que en la segunda semana de agosto se inició en el patio de Pellejería la construcción del taller que albergará los relieves que se van a desmontar: los de la Crucifixión y el Descendimiento y La Resurrección, ambos de Felipe Vigarny. El inicio de las obras ha sufrido un leve retraso debido a la incorporación al proyecto de una modificación propuesta por la empresa adjudicataria, Trycsa (Técnicas para la Restauración y Construcciones), consistente en la mejora de la cubierta del taller y la instalación de una barandilla en la calle Fernán González para protegerla, lo que ha requerido esperar a contar con la correspondiente licencia municipal.

 

Si bien la pretensión de la Junta de Castilla y León, que financia las obras de restauración del trasaltar al 50% con el Cabildo, era cerrar al tránsito la girola mientras se desarrollasen los trabajos e instalar el taller en uno de los claustros, el Cabildo se opuso a esta propuesta y planteó como alternativa la construcción del taller en el patio de Pellejería, un espacio que se va a acondicionar completamente para tratar los dos cuerpos que presentan un mayor deterioro. Complementariamente, se va a habilitar también la contigua capilla de San Gregorio.

 

La restauración completa del trasaltar, que incluye la intervención in situ en los otros tres grupos escultóricos (uno de Vigarny y dos de Pedro Alonso de los Ríos), supondrá una inversión de 1,1 millones de euros, y se espera culmine en 2020, de manera que esté concluida para la celebración del VIII Centenario de la Catedral. La empresa adjudicataria Trycsa, con sede en Valladolid, cuenta con una gran experiencia en trabajos de restauración y conservación arquitectónica, con más de 300 intervenciones en edificios de interés cultural. En la diócesis de Burgos, las últimas se realizaron en la iglesia de Villegas, en la cubierta de la capilla de Santa Tecla y en los paramentos de la calle Fernán González.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión