Días de renovación conyugal «con Jesús en medio»

La localidad vallisoletana de Villagarcía del Campo ha acogido unos ejercicios espirituales destinados a familias y matrimonios.
<
>

 

Desde el 11 al 14 de octubre, un grupo de matrimonios y familias de la diócesis y de otras procedencias, así como de distintas realidades eclesiales, han participado en la X edición de los «Ejercicios espirituales familiares» en Villagarcía de Campos. Los ejercicios, que se han desarrollado en la Casa de Ejercicios de San Luis de esta localidad vallisoletana, han sido organizados por el grupo de familias Nuestra Señora del Rosario» y acompañados por un sacerdote y un matrimonio debidamente cualificados.

 

Miguel Ausín, quien ha participado en estos ejercicios, explica que «los matrimonios y las familias necesitamos, anualmente, durante unos días, saciar nuestra sed de Dios y descansar en Él, convertirnos de nuevo, conocer más a Cristo para amarle mejor, renovar la promesa conyugal con Jesús en medio, practicar el discernimiento, ordenar el amor y los afectos, vivir el misterio pascual. En definitiva, aprender a ser discípulos y apóstoles de Jesús, como tenemos que aprender cada día a ser esposos y padres, como antes tuvimos que aprender a ser hijos. Se trata, en fin, de vivir plena y felizmente la vocación al amor, impresa en el corazón de cada persona, independientemente de su estado de vida, edad o circunstancias».

 

Los «Ejercicios espirituales familiares» ofrecen y posibilitan un espacio de intensa escucha de la Palabra en el silencio y en la oración, así como «un lugar de aprendizaje y de ejercicio de la esperanza». Dicha escucha y aprendizaje no se ven impedidos, en absoluto, por la presencia de los hijos, pues estos realizan simultáneamente actividades catequéticas, religiosas y lúdicas adaptadas y dirigidas por jóvenes voluntarios y catequistas, además de algunas oraciones comunitarias. «Al cumplirse el 10ª aniversario de esta experiencia de pastoral familiar promovida en nuestra diócesis de Burgos, numerosas familias pueden dar fe y testimoniar los frutos espirituales, conyugales y familiares alcanzados», concluye Ausín.

Comentarios

Comentarios: 2

  1. Beatriz Diez Valdivieso

    Una experiencia inolvidable! Para nosotros y nuestros hijos. Muchísimas gracias a los que lo hicieron posible. Venid y ved!


  2. Pilar

    Ha sido todo un regalo. Gracias.


Respuestas a Beatriz Diez Valdivieso

Clic para cancelar respuesta.