Cáritas Burgos: «Queremos recuperar a las personas acompañándolas en su día a día»

Trabajadores, voluntarios y participantes de Cáritas se han dado cita en su encuentro anual. La entidad necesita de mayores donativos para evitar que la sostenibilidad de sus programas «se debilite».
<
>

 

Seguir formándose, crecer en comunidad y ser enviados, en nombre de la Iglesia, a ejercer la caridad con quienes más sufren. Han sido los tres objetivos que Cáritas Burgos ha querido alcanzar en la jornada de hoy con el encuentro que ha reunido en el Seminario de San José a numerosos trabajadores, voluntarios y participantes de la entidad. Con el lema «Tu compromiso mejora el mundo», los más de doscientos asistentes al encuentro han disfrutado de momentos para la formación a través de distintos talleres, la convivencia y la celebración de la eucaristía.

 

Se trata de un momento para «cambiar impresiones, tomar impulso y reflexionar juntos», comenta el director de la entidad, Jorge Simón. Y es que la ingente actividad diaria que llevan a cabo sus voluntarios y trabajadores puede hacerles olvidar el objetivo central por el que trabajan: «recuperar a las personas». Para Simón, «siempre es bueno pararse, y más en estos momentos, cuando el griterío político nos despista a la hora de abordar los problemas reales que tiene la sociedad». Además, asegura, «creemos que lo peor de la crisis ha pasado, pero sin embargo cada día viene gente nueva solicitando ayuda y los de siempre no acaban de dejar nuestros programas». De ahí que en la jornada de hoy hayan reflexionado sobre distintos aspectos relacionados con su actividad, como la psicología del voluntario, su llamada a la  santidad, la acogida a los refugiados, la situación de la población gitana o el trabajo que llevan a cabo en sus comisiones arciprestales.

 

Necesidad de recursos

 

El modelo de trabajo que ha escogido Cáritas «es exigente» y «nada fácil»: «Nosotros no damos dinero y nos desentendemos del problema, nosotros queremos recuperar a las personas acompañándolas en su día a día, haciendo que sean ellos mismos protagonistas de su recuperación personal». De ahí que su modo de actuación se estructure en función de programas y proyectos destinados a cubrir las necesidades básicas de los más vulnerables de la sociedad con el respaldo de trabajadores cualificados. Por ello, Jorge Simón asegura que «la actividad del nuevo curso es previsible y seguiremos apostando por nuestros programas destinando para ellos recursos, tiempos y personas».

 

Sin embargo –lamenta– puede que la falta de ingresos económicos pueda «debilitar» algunos de sus «ejes vectores»: «Nuestra preocupación actual está en la reducción de los recursos y nuestros programas deberán acompasarse en función de ellos y esto nos puede ocasionar algún pequeño desajuste que habrá que gestionar». A pesar de ello, asegura, «somos Cáritas y nunca dejaremos de hacer lo que estamos haciendo; otra cosa es que podamos aplicar más o menos fuerza en función de los recursos que dispongamos».

 

De ahí que Cáritas haga este año un especial llamamiento a la sociedad para seguir realizando sus proyectos. La percepción de la conclusión de la crisis y el revuelo político favorecen que los donativos disminuyan, «pues la gente está pendiente a otras cosas y olvidan las aportaciones periódicas que realizaban a Cáritas». Pero los problemas no desaparecen y la supervivencia de sus programas depende de la colaboración económica. Ahí queda.

 

Más: galería fotográfica de la jornada

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión