«El espacio físico se recuperará, nuestro hogar sigue en pie»

Un posible fallo eléctrico en el montaje del belén habría podido ser la causa del incendio que sufrió ayer la iglesia de Santa Casilda de Miranda. Todos los heridos han sido ya dados de alta.
El montaje del belén había comenzado hace semanas.

El montaje del belén había comenzado hace semanas.

 

«Ha sido un día difícil y triste». Así ha calificado la parroquia de Santa Casilda de Miranda de Ebro, a través de un comunicado difundido en sus redes sociales, la jornada de ayer tras el incendio que sufrió su templo parroquial. A falta de las indagaciones pertinentes, todo apunta a que un posible fallo eléctrico en el montaje del belén parroquial podría ser la causa que originó el fuego.

 

Los tres belenistas que preparaban el nacimiento –cuyo montaje había iniciado hace varias semanas– intentaron sofocar el fuego, siendo víctimas de varias heridas y quemaduras de distinta consideración. Todos fueron trasladados al hospital, uno de ellos al Universitario de Burgos y, por fortuna, ya están dados de alta. «Damos gracias a Dios ya que los afectados están recuperándose en sus casas».

 

En cuanto al templo, «aunque dañado, sigue en pie», afirma el comunicado. El cuerpo de bomberos se desplazó hasta la iglesia y sofocaron el fuego, asegurándose de extinguir todo foco de calor y abrieron una ventana para facilitar la salida del denso humo acumulado en el inmueble.

 

«Gracias a todos los que formamos esta preciosa comunidad parroquial, porque, aunque en una familia el “espacio físico” que la alberga es importante, el “hogar” está donde las personas se sienten acogidas y queridas. Eso es lo que queremos ser, una familia de familias de discípulos misioneros, en este barrio y ciudad de Miranda», prosigue el comunicado, que ha originado varios comentarios de ánimo entre los usuarios de las redes sociales. Además, agradecen «a los servicios de urgencias, la policía y al cuerpo de bomberos su rápida actuación en las labores de extinción», así como «al arzobispado de Burgos, parroquias vecinas, ayuntamiento de Miranda, y a todas las personas que os habéis hecho presentes de una u otra manera». «Muchos os habéis ofrecido a ayudar, os damos las gracias y esperamos contar con vosotros, pero por el momento estamos a la espera de una evaluación profesional de los daños», concluye el escrito.

 

Hasta que el templo vuelva a estar operativo, la parroquia de Santa Casilda habilitará el salón parroquial como capilla para el culto y las misas. Mañana domingo habrá misas a las 10:15; 12:00 y 13:00 horas. De lunes a sábado la capilla del salón parroquial estará abierta de 10:00 a 14:00 y de 17:30 a 20:00 horas. La misa, a diario, será a las 19:00 horas.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión