Marta Obregón, cada vez más cerca de los altares

Saturnino López llevará hasta el Vaticano la documentación recogida en la diócesis. Allí, una comisión instruirá el caso que podría finalizar en la beatificación de la joven, asesinada en 1992.
<
>

 

El próximo 12 de febrero, la causa de beatificación de Marta Obregón Rodríguez ya estará en Roma. Según el juramento prestado delante del arzobispo, don Fidel Herráez Vegas, será el postulador diocesano del proceso, Saturnino López Santidrián, quien entregue en el Vaticano la numerosa documentación que se ha recopilado durante la instrucción del proceso en Burgos y que hoy se ha custodiado en tres cajas que se han sellado y lacrado en un solemne acto jurídico que se ha desarrollado en la capilla de la Facultad de Teología justo cuando se cumplen 27 años del asesinato de la joven a manos de Pedro Luis Gallego, conocido como el «violador del ascensor». 

 

Una vez entregados los documentos en la Ciudad Eterna, se abrirá un nuevo proceso canónico en el que actuará como postuladora la doctora Silvia Correale, quien ya intervino en la causa de los beatos burgaleses Valentín Palencia y compañeros mártires. En total se presentan en Roma más de 800 folios, algunos con hasta seis firmas y sellos y todos ellos autentificados por notario. El material recogido consta de varios tipos de documentos. En primer lugar destacan 24 escritos jurídicos, como escritos de los obispos sufragáneos o informes de los peritos historiadores y teólogos. Junto a ellos, se suman los 97 escritos de la prueba documental, entre otros, su partida de nacimiento, bautismo y confirmación, notas académicas, inscripción de defunción, informe de los médicos forenses, la sentencia judicial, documentación periodística sobre su asesinato… Por último, en las cajas se ha incluido también la prueba testifical, que recoge la declaración de 50 testigos que aportan su opinión sobre la fama de santidad de Marta.

 

En el acto de firma de documentos, han participado junto al arzobispo y el postulador de la causa, el juez delegado, Pablo González Cámara, el promotor de Justicia del Arzobispado, Jesús Manuel Val Ballesteros, y quien ha ejercido como notario en el proceso, Rafael Casado García. También han asistido los padres de Marta y otros familiares, amigos y conocidos de la joven, y numerosos fieles, que no han querido perderse el solemne acto.

 

Ejemplo de santidad para los jóvenes

 

En su alocución, el pastor de la Iglesia burgalesa ha asegurado que la vida de Marta es «un testimonio y referencia para los jóvenes de hoy», a la vez que ha señalado a los numerosas personas presentes en el acto que «la santidad consiste en ser buenos, buenísimos hijos de Dios». Para don Fidel «sería un error pensar que los santos son personas excepcionales, raras o distantes». Por el contrario, ha señalado que «tanto ellos como nosotros tenemos las mismas posibilidades, porque contamos con la ayuda de Dios para lograr la santidad a la que él nos ha llamado». «Ojalá el testimonio de Marta nos ayude a comprender que el camino que ella emprendió y hoy aplaudimos es también un camino para nosotros», ha concluido.

 

Marta Obregón, al igual que les ocurre a muchos jóvenes de su edad (tenía 22 años cuando fue asesinada), pasó por un periodo de luces y sombras en su vida, y decidió dar el paso definitivo a la madurez espiritual siguiendo los valores del evangelio. Siempre contó con el apoyo de su familia, que le ayudó a dar este paso, y se había ofrecido a la Comunidad Neocatecumenal para marchar como misionera itinerante. Se manifiesta así en su persona una serie de virtudes que animan a los cristianos a seguir su ejemplo, motivo por el cual se promueve su causa de beatificación.

 

Más: galería fotográfica del acto
Más sobre la vida y causa de marta

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión