El Cabildo convierte la tienda de recuerdos de la Catedral en un lugar de acogida

Con más de 206 metros cuadrados, la sala de San Fernando se convierte en un espacio acogedor que combina tienda, zonas de descanso y aseos para visitantes y peregrinos.
<
>

 

Después de seis meses de trabajo y con una inversión de 180.787 euros, la Catedral estrena en el antiguo lugar que ocupaba su tienda un nuevo espacio de acogida para peregrinos, visitantes y turistas que acuden al templo gótico. Con una superficie de 206 metros cuadrados, el espacio alberga ahora un punto de bienvenida e información general a los visitantes, la taquilla de venta de entradas, un lugar para la acogida y sello de credenciales para los peregrinos del Camino de Santiago y una tienda con nuevos productos y recuerdos de la Catedral. El espacio se completa, además, con la apertura aseos, tan demandados por turistas y visitantes, con cuatro baños, tres urinarios y tres lavabos.

 

El arzobispo de Burgos, don Fidel Herráez Vegas, ha sido el encargado de bendecir esta mañana las instalaciones, que abrieron sus puertas durante el último fin de semana. Las obras han sido realizadas por el equipo de Estudiosic bajo la dirección del arquitecto Mauro Gil-Fournier con la finalidad de lograr un espacio acogedor y de confort para los visitantes y propios trabajadores. Para ello se han seguido como pautas de construcción tres criterios principales: recuperación de espacio y cuidado de las bóvedas; utilización de materiales, geometrías y texturas tradicionales en línea con los elementos arquitectónicos del templo gótico, así como utilización de tecnologías de sostenibilidad para el confort climático interior con un sistema de suelo radiante, potenciando la iluminación natural y mejorando la artificial con equipos led. Todo, con un trabajo artesanal en la producción de la arquitectura, que juega con el desnivel existente en la planta.

 

Con este nuevo espacio, el Cabildo de la Catedral ha querido crear un nuevo concepto en su tienda, procurando que sea un auténtico lugar de acogida, donde los visitantes puedan, incluso, descansar. La puerta de acceso se sitúa en la plaza del Rey San Fernando y la de salida en la calle Cadena y Eleta. Ante la celebración del VIII Centenario del templo y la previsión del aumento significativo de visitantes, el Cabildo espera que este nuevo espacio sea signo de una catedral que acoge al peregrino, tal como ha señalado su presidente, Pablo González Cámara.

Comentarios

Comentarios: 4

  1. Antonio

    Pues sale a algo más de 877 € por cada metro cuadrado reformado. Ciertamente se ha pagado un buen precio… ¿No podría haberse hecho por menos? Seguro que hay quien dice que esto es demagogia pero es el argumento que muchos de los que ahora ocupan los puestos de responsabilidad hicieron a don Francisco cuando reformó el Palacio arzobispal. Ahora, como están en la cúspide, callan. ¡Cuántas vueltas da el mundo!


  2. Luisa

    Me parece una barbaridad ese dispendio. Más de 180.000€ en un hall de acogida y venta de recuerdos. De locura. Los pobres curas no saben cómo hacer frente a los arreglos de las casas parroquiales y de las iglesias en los pueblos, cada vez más deshabitados, y parece que sobra el dinero en la catedral. Dan ganas de pensar dónde ponemos la x en la declaración.


    • Antonio

      Lo de la x está claro: si al cabildo le sobra tanto dinero como para gastar 180000€ en un bajo más todo lo q les ha costado la reforma de la casa pueri cantores, más lo que se gasten en la calefacción… eso es que no necesitan ni mi x ni la tuya, Luisa. Yo hace tiempo que no la pongo, doy mis donativos directamente dónde sé que se necesitan, no a unos tipos que van de nuevos ricos


  3. david

    Me parece una reforma muy positiva, creo que otras diócesis deberían tomar nota . Además aporta una renovación necesaria en la Catedral.
    En lo que respecta al presupuesto , me parece que han sido bastante cautelosos y no han hecho ninguna obra faraónica.
    Me siento muy orgulloso del trabajo que han realizado y creo que va a ayudar a mejorar todavía mas la percepción que los peregrinos del Camino de Santiago tienen de nuestra Catedral.