Una atípica festividad de Santa María la Mayor

La crisis sanitaria ha impedido realizar la popular procesión con la imagen de la patrona de la diócesis. Aún así, numerosos burgaleses han acudido cada tarde a la Catedral durante toda la novena.
<
>

 

Sin duda, la crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha puesto en jaque numerosas tradiciones que otros veranos inundaban nuestros pueblos y ciudades en torno a la fiesta de la Asunción. Al igual que ya ocurriera el pasado mes de junio, cuando la popular ofrenda floral tuvo que realizarse en el interior de la Catedral, esta tarde Santa María La Mayor ha recibido un homenaje de los burgaleses «adaptado» a las circunstancias epidemiológicas. Así, la tradicional procesión que cada 14 de agosto recorre las calles aledañas a la Seo se ha suspendido este año, aunque no han faltado el rezo del Rosario y la celebración de la misa en el interior de templo, tal como se viene repitiendo cada tarde desde el pasado 7 de agosto en el ejercicio de la novena preparatoria a la solemnidad de la Asunción de María en Cuerpo y Alma a los Cielos.

 

Este año, han sido las parroquias y comunidades eclesiales del arciprestazgo de Burgos-Vega las que han acompañado a la Patrona de la diócesis en el desarrollo de la novena, juntamente con el cabildo de la Catedral. Precisamente hoy, los encargados de dirigir el acto de piedad han sido algunos de los miembros que componen la popular «Sabatina», que se reúne precisamente cada sábado a las 7:30 de la mañana en la Catedral para rezar el Rosario y celebrar la eucaristía.

 

Mañana, el arzobispo, don Fidel Herráez Vegas, presidirá a las 12:00 del mediodía la solemne eucaristía de la Asunción de María, con aforo limitado a las personas que hayan adquirido su invitación días atrás y cumpliendo las medidas de seguridad exigidas por las autoridades sanitarias.

 

Coincidiendo con el misterio de la Asunción de la Virgen al Cielo, el primer templo de la diócesis conmemora el título que el rey Alfonso X, el Sabio puso como blasón de la Catedral en el año 1260: «Es esta la iglesia dedicada a Santa María la Mayor de Castilla». La imagen venerada que recibe este título data del siglo XV y, desde 1596, ocupa el espacio central del retablo mayor (durante estos días en proceso de limpieza), justo debajo de la escultura de la Asunción de la Virgen, de Juan de Anchieta (1578).

Comentarios

Los comentarios están cerrados para esta noticia.