FECAMPA Burgos organiza su primera actividad formativa

por redaccion,

 

<
>

 

En 2017, comenzaba la andadura de FECAMPA en Burgos, compuesta por representantes de un grupo de AMPA (Asociación de Madres y Padres de Alumnos) pertenecientes a colegios concertados de la provincia. La federación daba sus primeros pasos formada por cinco AMPAS de colegios católicos, «hoy somos 13 y aspiramos a ser muchos más», explica Elena Sardiñas, su presidenta. El objetivo de esta Federación Católica de Madres y Padres de Alumnos de Burgos es dar representatividad a las familias que han elegido la enseñanza religiosa para sus hijos y que tienen una línea común educativa que todas ellas comparten, estar presentes en los órganos de participación ciudadana, tener una voz común en la defensa de los intereses de las familias, «hacernos escuchar y coordinar actividades con los centros», explica Sardiñas.

 

«La elección de la educación de nuestros hijos es un derecho constitucional y, en muchas ocasiones, se encuentran en situaciones de indefensión. El ejercicio de este derecho se ve disminuido con una injusta financiación de los conciertos educativos pese a que todas las familias tienen los mismos derechos de libertad de elección de colegio». Expone Sardiñas que «desde FECAMPA Burgos queremos canalizar la opinión de nuestras familias, promover el intercambio de información y buenas prácticas entre todas las asociaciones de madres y padres de centros concertados católicos de la provincia, así como defender la igualdad de oportunidades, la libertad de elección de enseñanza, los valores humanos y cristianos, y la educación de calidad, innovadora e inclusiva que ofrecen estos centros educativos». Añade la presidenta que desean que los hijos de estas familias «tengan una representación real como ciudadanos de Burgos y que no sean discriminados por el hecho de que hayamos elegido una educación que tome su lado trascendente, el hecho religioso, como parte de una educación integral e integradora».

 

Actualmente, las AMPAS federadas en FECAMPA Burgos pertenecen a los siguientes colegios: Concepcionistas, Jesús María, Saldaña, Niño Jesús, María Mediadora, La Salle, San Pedro y San Felices, Nuestra Señora de Lourdes, Colegio El Círculo, Maristas, San Gabriel, Campolara y Jesuitas. Estas AMPAS está representadas por la federación en las comisiones de participación y de escolarización de la Junta de Castilla y León, y también estarán presentes en el próximo Consejo Escolar del Ayuntamiento de Burgos.

 

Métodos para facilitar el estudio

 

Y ya pasando a la acción, FECAMPA ha ofrecido estos días su primera actividad formativa dirigida a padres de alumnos. Tuvo lugar el pasado 8 de noviembre y consistió en una charla centrada en métodos de estudio, concretamente sobre el Método EME (Entrenamiento Mental Educativo), y estuvo impartida por Miguel Bocco Piqué, coach internacional, que impulsa este método, un compendio de técnicas de alto rendimiento para el desarrollo intelectual, que tienen como objetivo lograr aprender de forma más fácil y con menos esfuerzo para conseguir un resultado muy superior. Bocco cuenta con más de 20 años dedicado al desarrollo intelectual, realizando conferencias en distintos países de América y desde el 2012 en España. En su charla, demostró cómo cualquier alumno puede leer tres veces más rápido con total comprensión, cómo memorizar mucha información de inmediato con total seguridad y a largo plazo; además de aprender a escuchar y mejorar la concentración entre otros temas de igual importancia.

El arzobispo visita y participa en proyectos de acción social de la diócesis

por redaccion,

<
>

 

Al arzobispo de la diócesis, don Fidel Herráez Vegas, no le basta con conocer el trabajo que cada día realizan numerosos voluntarios en favor de los más desfavorecidos de la sociedad burgalesa, sino que ha querido implicarse en primera persona con su labor. A lo largo del día de hoy, no ha dudado de saludar y participar en la comida que numerosos inmigrantes reciben cada día en el comedor de Atalaya, sino que ha querido también escuchar y acoger a las personas sin hogar que pasan las frías noches de invierno en la Unidad de Mínima Exigencia de Cáritas Burgos y en su albergue y visitar a algunos de los enfermos ingresados en el hospital San Juan de Dios.

 

Ha sido su particular modo de sumarse a la Jornada Mundial de los Pobres que se celebrará en toda la Iglesia este domingo 18 de noviembre por iniciativa personal del papa Francisco. Una cita que pretende estimular a los creyentes para que reaccionen ante la cultura del descarte y del derroche, haciendo suya la cultura del encuentro, y para que las comunidades cristianas se conviertan cada vez más y mejor en signo concreto del amor de Cristo por los más necesitados y se comprometan a organizar diversos momentos de encuentro y de amistad, de solidaridad y de ayuda concreta para con los pobres.

 

El pastor de la Iglesia burgalesa ha querido, además, mantener varios encuentros con distintos agentes que, de modo directo, ejercen algún tipo de trabajo o voluntariado en los programas de Cáritas, pastoral penitenciaria, pastoral con inmigrantes, y otros organismos o entidades diocesanos implicados en la acción social, como el secretariado de Trata, pastoral obrera y pastoral de la salud. Por otro lado, ha participado también en una vigilia de oración en la que se rezado por los pobres y su implicación dentro de la Iglesia, para ser protagonistas y no meros receptores de su acción caritativa.

 

Según las palabras pronunciadas en la vigilia de oración –celebrada en la capilla del hospital San Juan de Dios–, para el arzobispo «aún queda mucho por hacer» para lograr que «este mundo sea como realmente Dios quiere». De ahí que haya alabado la labor que realizan numerosos voluntarios en el campo de la acción social y exhortara a los presentes a «ser colaboradores del proyecto inicial de Dios» y «mediadores de su amor no de modo pasivo, sino con una caridad concreta, una esperanza activa y una fe viva».

 

Otros actos en la diócesis

 

Con motivo de la Jornada Mundial de los Pobres, la asociación Encuentro y Solidaridad, junto a otras entidades como la Casa de Acogida de San Vicente de Paúl, Atalaya y la delegación de Pastoral de Migraciones, han convocado para el domingo diversos actos, que comenzarán a las 10:30 h. con una eucaristía en la Casa de Acogida San Vicente de Paúl, seguida de un ágape compartido con los residentes en la casa. A las 12:30 tendrá lugar un acto público en la plaza de Santo Domingo de Guzmán, con testimonios de personas sin hogar, inmigrantes, parados, etc., y se dará lectura a algún fragmento del mensaje del Papa para la jornada. A las 13:30 habrá una comida con inmigrantes en el comedor de Atalaya.

 

Con motivo de esta jornada, varias parroquias realizarán los próximos días algunas celebraciones especiales y otros actos como comidas con participantes, voluntarios y técnicos de Cáritas y otros encuentros de tipo lúdico y festivo.

El 58 Círculo de Silencio denuncia la desprotección de los menores extranjeros no acompañados

por redaccion,

<
>

 

La persistente lluvia no impidió que ayer se celebrase un nuevo Círculo de Silencio, el número 58, convocado por la Delegación de Pastoral de Migraciones. En esta ocasión se puso el foco en la situación de los menores extranjeros no acompañados que cada vez con más frecuencia llegan a nuestras costas, si bien las cifras que se ofrecen son dudosas. Los datos del Gobierno español señalan que hay más de 11.000 menores no acompañados en nuestro país, pero según la Fundación ‘Raíces’, «las contradicciones en los datos que se están ofreciendo es algo muy preocupante, pues habla del desgobierno que existe en lo que se refiere a las políticas de protección de menores. En España no sabemos cuántos menores nos llegan. No sabemos si los mismos menores están siendo contados varias veces por las diferentes comunidades autónomas por las que pasan».

 

En el manifiesto que se leyó durante el Círculo de Silencio, se denunció que «en España hay ocasiones en que se vulneran los derechos de los menores no acompañados permitiendo su ‘devolución en caliente’, dejándolos fuera de los recursos de protección con pruebas de determinación de la edad cuestionables (hay sentencias judiciales y quejas del Defensor del Pueblo), internándolos en los CIEs (48 casos reconocidos oficialmente en 2017), condenándolos a un limbo que obliga a las diferentes organizaciones a introducirlos en recursos para extranjeros adultos, y exponiéndolos a convertirles en “niños de la calle”».

 

Los convocantes pusieron de relieve que el hecho de que los menores desaparezcan del sistema de tutela no es algo extraordinario: 896 menores lo hicieron en 2016. «Detrás de esta cifra podemos ver un fallo en la respuesta que la sociedad da a los menores extranjeros, sin ofrecerles una formación y educación encaminada a lograr una vida digna, o haciéndoles temer por un absoluto abandono al llegar a la mayoría de edad».

 

Por todo ello, instaron a que se estudien fórmulas como el acogimiento familiar, al igual que se hace con los menores españoles, y la posibilidad de contar con rentas mínimas de inserción. También pidieron cambios en las formas de determinación de la edad, que se evalúen las necesidades de cada menor con proyectos educativos personalizados y que se dediquen más esfuerzos para mejorar la atención de los menores que sufren cualquier tipo de violencia doméstica, sexual, escolar o racial.

El Seminario: un lugar donde «gustar la bondad del Señor para anunciarla a los demás»

por redaccion,

<
>

 

Los cantos eucarísticos, un monumento especialmente preparado, una cuidada alfombra de serrín. Si el beato Manuel Domingo y Sol volviera al Seminario que puso en marcha en Burgos hace ahora 120 años descubriría que la Fiesta del «Reservado» no ha perdido ni un ápice de su esencia, si bien ha sabido adaptarse a los tiempos. Una celebración que rememora la primera «reserva» eucarística en el sagrario del centro de estudios precisamente en noviembre de 1898, después de que el entonces arzobispo de la diócesis, fray Gregorio María Aguirre, encomendara a los Sacerdotes Operarios Diocesanos la construcción y puesta en marcha de un centro de formación para sacerdotes en Burgos.

 

Desde entonces, las generaciones de seminaristas que allí se han formado han festejado año tras año ese momento, cuidado con mimo y dedicación. Y hoy, el Seminario en pleno, con el arzobispo a la cabeza, ha vuelto a revivir esta celebración marcada con rojo en el calendario. Don Fidel Herráez Vegas ha sido el encargado de abrir los actos de esta «entrañable y bonita fiesta» con la celebración de una solemne eucaristía, quedando el Santísimo Sacramento expuesto en vela hasta entrada la tarde. Ha sido entonces cuando ha tenido lugar el rezo de vísperas y posterior procesión eucarística por los pasillos del centro académico, bellamente engalanados por los propios seminaristas.

 

El vicario de pastoral, José Luis Lastra, ha sido el encargado de predicar durante el rezo litúrgico, exhortando a los adolescentes y jóvenes que allí disciernen su vocación al sacerdocio a tener un «corazón grande y generoso» y «gustar la bondad del Señor, su verdad» para después «anunciarla a los demás». En efecto, como ha asegurado, «la bondad no cabe en el corazón humano y hay que compartirla con otros, contarlo a los demás». «Hay que hacer que otros puedan gustar y ver qué bueno es el Señor», ha insistido. Por eso, y en el marco del Día de la Iglesia Diocesana, que también se celebra este domingo, ha pedido al Señor «que acompañe el futuro de esta diócesis con nuevas vocaciones» que ayuden a edificar una Iglesia de «piedras vivas».

 

Para ampliar: galería fotográfica del acto

Don Fidel Herráez preside la reunión de los obispos de la provincia eclesiástica

por redaccion,

<
>

 

Don Fidel Herráez Vegas, como arzobispo metropolitano de Burgos, ha recibido hoy, en la Casa de la Iglesia, a los obispos de la provincia eclesiástica, que ha mantenido una de sus reuniones habituales del curso. El obispo de Vitoria, don Juan Carlos Elizalde; el obispo de Bilbao, don Mario Iceta, el obispo de Osma-Soria, don Abilio Fernández, y el obispo de Palencia, don Manuel Herrero, se han desplazado hasta Burgos para conversar sobre distintos aspectos pastorales que atañen a estas diócesis vecinas en su conjunto.

 

El Código de Derecho Canónico establece que «para promover una acción pastoral común en varias diócesis vecinas y para que se fomenten de manera más adecuada las recíprocas relaciones entre los obispos diocesanos, las Iglesias particulares se agruparán en provincias eclesiásticas delimitadas territorialmente». Así, en el caso de Burgos, las citadas diócesis conforman una única provincia, siendo la burgalesa su diócesis metropolitana desde el año 1574. De ahí que posea el título de «archidiócesis» y que el pastor que la preside sea «arzobispo».

 

La de hoy ha sido una de las tres habituales reuniones que mantienen los prelados de la provincia eclesiástica, que alternan sus encuentros entre Burgos y las otras sedes episcopales.